«Socialny ruj» encontra de la “versión ucraniana de putinismo”

ucrania1

El 13 de junio en Kiev se celebró el congreso constitutivo del nuevo partido de la izquierda ucraniana “Socialny ruj” (“Movimiento social”). La consolidación de los partidarios del “Maidan social” provocó una reacción bulliciosa en diferentes fuerzas. Aquí publicamos una entrevista grande con los militantes del nuevo partido.

 

- ¿Qué grupos y activistas forman el partido “Socialny ruj”?

Andry Ischenko (militante sindical, Odessa):

En el congreso constitutivo del partido estaban presentes los delegados de cinco ciudades grandes del país, Kiev, Odessa, Dniepropetrovsk, Cherkassy y Krivoy Rog. Era un congreso técnico, más para cumplir las formalidades del ministerio de justicia e iniciar la registración del partido. En realidad tenemos militantes y grupos simpatizantes casi en todas las ciudades grandes del país. Tras el congreso hay mayor interés al partido y ahora cada día hay más el interés al partido solo se intensificó y cada día hay más gente que se incorpora a nosotros.

andry_ischenko1

Andry Ischenko

El partido está formado por personas con diferentes puntos de vista, de social-demócratas moderados hasta marxistas radicales. Entre ellos hay militantes de los grupos de izquierda, defensores de derechos humanos, militantes sindicales, mineros, científicos, periodistas y muchos-muchos más. Nos alegra que en la base del partido están los importantes sindicatos que llevan mucho tiempo popularizando la idea de su representación política. Se unió al proceso de consolidación nuestro combativo sindicato independiente “Zajist pratsi” (Defensa del trabajo), todo una pléyade de los combatientes sindicales de relieve de Krivoy Rog, Kien y otras regiones de Ucrania.

Es bastante mencionar sólo algunos nombres del núcleo del partido para entender la variedad de personas que forman su base y qué clase de diferencias logramos solucionar en el difícil camino de consolidación de la izquierda ucraniana: Volodymyr Chemerys, Zahar Popovich, Volodimir Ischenko, Vitali Dudin, Andriy Repa, Nina Potarskaya, Denis Pilash, Oleg Vernik, Artiom Tydva, Evgeni Derkach, Oleksandr Krauchuk, Andriy Voliansky, Taras Salamaniuk, Andry Ischenko y muchos más compañeros de relieve. Miramos al futuro con un optimismo reservado. Trabajaremos con empeño – habrán resultados. Las ideas, esfuerzos y energía de tantas personas no pueden desaparecer en vano.

- ¿Existen en la actual Ucrania grupos sociales a los que pueden apoyarse la “nueva izquierda?

Andriy Repa (militante de izquierda, Cehrkassy):

La nueva izquierda no puede tranquilamente apoyarse en uno u otro grupo social, sería muy confortable pero sin perspectivas. Nosotros tenemos que llenar las lagunas, brechas, huecos, roturas, todo tipo de puntos conflictivos que aparecen dentro del sistema capitalista. Este es el lugar donde tiene que estar presente la izquierda en la sociedad, dentro del conflicto social

andry_ischenko

Andriy Repa

Desde el interior de este conflicto tenemos que crear las alianzas. Puede ser la lucha de trabajadores día a día, huelga estudiantil, mitin civil, exposición de arte, todo lo que puede hacer explotar el sistema de lucro y supresión. Pero el principal medio de lucha no cambió desde la época de Marx. Es la lucha clasista entre el trabajo y el capital. En el foco de este antagonismo central de nuestra sociedad se encuentran no obligatoriamente los más numerosos o los más “decadentes” grupos, allí están los obreros revolucionarios y los estudiantes progresivos. En pocas palabras se puede decir tal como fue en el mayo del 1968: necesitamos una alianza de la clase obrera e intelectuales.

Oleksandr Ladynenko (militante sindical, Odessa):

En la actual Ucrania es difícil encontrar un grupo social que no sea interesado en un partido amplio de izquierda. Y la gama de estos grupos es muy amplia: desde los desempleados y jubilados hasta las capas inferiores de la burguesía pequeña. Nuestro gran asiento son los miles de personas con trabajo asalariado.

oleksandr_ladynenko

Oleksandr Ladynenko

Hay que comprender que el principal enemigo de la izquierda política y de nuestro asiento social es el capital grande de oligarcas, compañías transnacionales extranjeras, los corruptos de todo tipo y otros parásitos. Nuestro partido de momento ofrece un moderado programa de reformas cuya necesidad está reconocida prácticamente en todos los niveles de la sociedad. Y todo depende de que si podremos convencer la sociedad civil en la necesidad de la lucha directa por estas reformas. Luego en la lucha contando con la confianza de las masas se podrá hablar sobre un programa nuevo de las verdaderamente revolucionarias transformaciones de la sociedad. La tarea del flanco revolucionario del partido será la elaboración de este programa ya que otra situación revolucionaria en nuestro país puede surgir bastante rápido.

- ¿Cómo ven la interacción del partido y los sindicatos? ¿Quién más necesita al otro: los sindicatos al partido o al revés?

Evgeni Derkazh (militante sindical, Dniepropetrovsk):

evgeni_derkazh

Evgeni Derkazh

Los sindicatos necesitan más el partido, ya que el partido no será un sujeto autosuficiente sin el apoyo en los reales colectivos obreros y sus sindicatos. Sin los sindicatos el partido quedará suspendido en el aire y al transcurso del tiempo se convertirá en otro proyecto de autopromoción. El partido es una herramienta colectiva y los miembros de los sindicatos saben pensar y actuar de modo colectivo, a diferencia de los más correctos teoréticos individuales.

- ¿Qué les permite llamar el nuevo partido como “ancha izquierda”?

Evgeni Derkazh:

El partido de ancha izquierda es la organización donde está presente no sólo la amplia gama de diferentes corrientes de izquierda, tales como trotskista, anárquica, comunista izquierda, social-demócrata y etc. La ancha izquierda es cuando el partido de nuevo tipo utiliza en su actividad toda la gama de los métodos de la lucha y sus diferentes combinaciones. La alternación de estos métodos, su utilización por separado y en diferentes combinaciones de avance y defensa nos permitirán decir de que el partido de la ancha izquierda se ha creado.

- La constitución del partido iba acompañada de grandes discusiones. Seguro que también se discutía el tema principal, el de la guerra, de las repúblicas autoproclamadas, opiniones sobre Maidan, sobre el nuevo régimen político en Ucrania, métodos de superación de la crisis actual. ¿Cuál es, en breves palabras, la posición del partido en estos temas?

Vital Dudin (militante social, Kiev):

 Las opiniones sobre Maidan y la guerra en el este del país se diferencian mucho, por eso me limito a expresar algunos criterios que yo, como militante de izquierda, había mencionado durante las protestas en Maidan y durante el desarrollo de los acontecimientos posteriores.

vital_dudin

Vital Dudin

A principio Maidan planteaba reivindicaciones demócratas apoyadas por toda la izquierda. Al mismo tiempo apuntábamos que sin reivindicaciones sociales Maidan no podía vencer. “La causa de la mayoría de los problemas, según nuestra opinión, es el sistema oligarca que se formó gracias al desarrollo descontrolado del capitalismo y corrupción; – decía el preámbulo del volante de la “Oposición izquierda” titulado “10 puntos” en el diciembre del 2013, – Nosotros consideramos dañoso apelar a las generales consignas sobre la eurointegración, hace falta indicar claramente los cambios que se necesitan para el bien del pueblo y sobre todo de los trabajadores asalariados”. Maidan había vencido tácticamente alcanzando el fin de destitución de Yanukovich y realizando el cambio a la república presidencial-parlamentaria. Al mismo tiempo las tareas de mejorar la vida de la sociedad no fueron alcanzadas ya que no se habían plantado. El principal resultado es que Maidan despertó en la sociedad el deseo de influir sobre los procesos sociales.

La guerra empezó debido a la intervención de Rusia, pero sus causas están en el terreno ucraniano. Los asi llamados “milicianos” son agentes del imperialismo ruso, y lo peor es que entre ellos hay también ciudadanos ucranianos. Las “repúblicas populares” a cauda del método de la obtención y realización del poder, son verdaderas “juntas”. Las LNR y DNR son formaciones artificiales mantenidas por Moscú y repiten los peores rasgos autoritarios de Rusia. Así en condiciones del marco ilegal hay intentos de aprobar resoluciones que limitan los derechos y libertades.

Al mismo tiempo los habitantes del Oriente y Occidente de Ucrania percibieron negativamente la perspectiva de  В то же время жители Востока и Юга негативно восприняли перспективу reorganización del país de acuerdo con las ideas de los nacionalistas ucranianos (y la televisión rusa había hiperbolizado la influencia de la derecha ucraniana sobre el poder después de Maidan). El empobrecimiento total debido también a la administración de Victor Yanukovich había contribuido mucho a las expectativas de que aproximación a Rusia podía mejorar la situación de la gente.

La guerra tiene que ser parada tras las negociaciones, el Donbass tenemos que levantar juntos. El Oriente ha de ser reintegrado tras reformas sociales radicales, el apartamiento del poder de los oligarcas, cancelación de la deuda externa, entrega de la economía bajo el control de la sociedad. Ahora nuestra sociedad está separada, por eso la guerra continuará a favor de la clase gobernante tanto ucraniana como la rusa. Pero el imperialismo de Moscú no podrá hacer nada después de la liberación social de Ucrania.

Andry Ischenko:

Sí, en el comité constitutivo y dentro del partido constantemente hay debates sobre estos y otros temas importantes. Son cuestiones muy complicadas y delicadas. Hay varios planteamientos y en los debates intentamos pasar a común denominador. Pienso que diferentes flancos y plataformas del partido de ancha izquierda pueden tener un poco diferentes opiniones, pero también tenemos puntos de contacto. Ahora en el partido se realiza el trabajo de aprobación de los detalles del programa y votación electrónica de cada su parte.

Aquí puedo expresar mi propia opinión. Yo pienso que los acontecimientos de los años 2013-2014 en Ucrania es una clásica situación revolucionaria que no llegó a ser revolución y fue abortada por la clase gobernante del país con el apoyo directo del imperialismo que radicó en las más reaccionarias capas de la sociedad ucraniana, en los nacionalistas rusos y ucranianos. En esta etapa era de gran ayuda a los imperialistas que en Ucrania (a diferencia de Irlanda o País Basco) no hay tradición del nacionalismo social ni revolucionario-libertador. La gran mayoría de los grupos nacionalistas o profesan las ideas cercanas al nacismo o mantienen posiciones pro-oligarcas, burguesas.

La guerra en Ucrania es el resultado natural de las actividades durante más de diez años de los grupos de la burguesía internacional y ucraniana. Ellos de manera artificial creaban y mantenían toda clase de prejuicios en las masas para sujetar a su lado a los obreros, pequeños emprendedores, campesinos y otras clases de trabajadores. Ellos estaban partiendo la Ucrania para recoger los votos en sus heredades electorales. Ellos estaban dividiendo a la gente para gobernar y enriquecer. Y desde el exterior les ayudaban en eso los imperialistas de Estados Unidos, Unión Europea y Federación Rusa. Ellos manipulaban las contradicciones regionales y las fomentaban para traer al poder el clan amigo de los oligarcas ucranianos. Son las fuerzas imperialistas internacionales las que junto a los capitalistas ucranianos y sus criados los que son responsables por la instigación de la actual masacre. Esta instigación de contradicciones en la lucha por el poder, comercio, esferas de influencia puso Ucrania ante la catástrofe.

Ni una de las partes del conflicto no está interesada en la interrupción de las operaciones militares. Y los iniciadores de la guerra no la dejarán a iniciativa propia. Ni el imperialismo americano, ni el ruso, ni el europeo está interesado en la interrupción de la masacre por la cual cada de ellos se responsable junto con sus marionetas en Ucrania, oligarcas y nacionalistas de toda gama. Es cruel y abrumador decirlo. Pero la guerra en Ucrania continuará. Y morirá la gente.

¿Pueden poner fin a la catástrofe otras fuerzas? ¡Pueden! ¿Cómo? ¿Invocaciones? ¿Negociaciones? ¿Mesas redondas? ¿Conferencias? ¿Declaraciones? ¡No! Solo con su actuación activa para apartar del poder sus propios gobiernos responsables por la masacre en Ucrania. La izquierda ucraniana en su mayoría adoptó esta posición contra el gobierno, contra los oligarcas. Pero esto no es suficiente. Es hora de que nuestros compañeros en EEUU, Rusia y Europa hagan lo mismo. Esperamos que ellos adopten una activa posición antimilitarista. Y esto consiste no en las abstracciones pacíficas y anhelos, sobre todo ha de ser una presión radical contra sus gobiernos. Una actitud verdaderamente antibélica de la izquierda consiste en la lucha contra sus propios gobiernos imperialistas.

Por eso ahora no hay otros caminos de la lucha por la paz en Ucrania. Solo la lucha por retirar del poder a los gobiernos de guerra en Kiev y Moscú, en Bruselas y Washington. En esto consiste еl tenor de la lucha de la izquierda por la paz: derrocamiento de sus propios gobiernos de guerra. Quien no entiende esto, no entiende nada.

El conflicto militar en Donbass seguirá siendo un permanente conflicto latente. Ya ha cumplido y sigue cumpliendo de una manera eficaz los objetivos de los que lo ha planeado. Rusia y su clase gobernante han logrado la instigación de la histeria bélico-patriota, creación de la imagen del enemigo dentro de Rusia para tapar la boca a los que se oponen a la política de reformas neoliberales, distraer la atención de la ocupación y anexión de Crimea, obtener la herramienta para mantener a Ucrania en el campo de sus propios intereses imperialistas.

Ucrania y su clase gobernante han logrado la instigación de la histeria bélico-patriota, creación de la imagen del enemigo dentro de para tapar la boca a los que se oponen a la política de reformas neoliberales, someter a la población en la condición de temor continuo y llevar a cabo su “terapia de choque” y distraer la atención de su política económica misantrópica, liberarse de las “bocas sobreras” presupuestarias en las provincias de Donetsk y Lugansk.

Juntos han logrado su principal objetivo: abortar la situación revolucionaria en Ucrania que amenazaba a la élite rusa y ucraniana terminar en una revolución. En caso del mínimo peligro a las clases gobernantes, una mínima posibilidad de su destitución el conflicto en Donbass será reanimado artificialmente y luego apagado mediante acuerdos a nivel internacional cuando la amenaza desaparezca. Y así de nuevo. Los futuros revolucionarios tienen que tener en cuenta este medio que utilizan las clases gobernantes y seguirán utilizándolo para buscar el método de contraposición eficaz a esta táctica. Y les ayudara sólo la consolidación de los trabajadores en diferentes regiones de Ucrania en la lucha social en común por las verdaderas reformaciones.

Y yo considero que el régimen actual de Kiev en poco se diferencia de los regímenes semejantes en Rusia, Kazajistán, Belarús o Turquía. Pienso que la versión ucraniana de “putinismo” se diferencia de su análogo ruso sólo por su mayor dependencia de los centros imperialistas, menor autonomía y que Ucrania en realidad es un país semicolonial, no un estado imperialista débil con propias ambiciones regionales.

La superación de la crisis en Ucrania está en el camino de la lucha internacional de los trabajadores, en el camino de la lucha clasista y solidaridad clasista. El método de tratamiento está en una revolución verdadera que única es capaz de solucionar las contrariedades del capitalismo periférico en el espacio postsoviético.

- Después del congreso constitutivo del partido se oyen voces críticas contra él. ¿Cómo comentará la declaración del funcionario del partido “Borotba” que dijo “Fiodor Ustinov, uno de los líderes del partido “Socialny ruj” era miembro del departamento punitivo del batallón “Tornado”?

Fiodor Ustinov (militante social, Khmelnitsky):

fiodor_ustinov

Fiodor Ustinov

La información de que yo tengo relación al batallón “Tornado” es una simple mentira de los politicastros desaliñados que muy cómodos se sienten en el puesto del personal del imperialismo ruso. Yo, Fiodor Ustinov, un simple miembro del partido “Socialny ruj” no soy y jamás he sido combatiente del batallón “Tornado”, a pesar de que sí, me encontraba en julio del 2014 en la zona de las operaciones contraterroristas. Los miembros del “Borotba” me conocen en persona, pero no se molestaron en comprobar y justificar la información. El infame funcionario de este grupo Victor Shapinov está sufriendo dolorosamente la crisis y aislamiento de su organización debidos al espíritu aventurero del mismo, a toda prisa preparó el texto dedicado al nuevo partido de izquierda ucraniano en general y a mí, en particular. Toda esta historia con el “violador y asesino Ustinov” descubre perfectamente lo que es el ciudadano de la Federación Rusa Shapinov como periodista y como político. Ya he publicado la vindicación detallada de esta mentira en mi página de Facebook y repito una vez más que es pura mentira cuyo objetivo es difamar nuestro partido.

No quiero dedicar mi respuesta sólo al análisis de una mentira de bajo nivel. Por eso considero necesario exponer mi propia opinión sobre la guerra.

Yo pienso que la intervención militar en Crimea e instigación del conflicto militar en Donbass viene bien y al Kremlin, y a sus protegidos en LNR y DNR, y a los malandrines que están en el poder en Kiev. La existencia de una amenaza externa estabiliza el poder de éstos y hasta cierto punto reduce los riesgos de reunión de nuevos maidanes, pero ya sociales. Además, la inestabilidad controlada del conflicto latente en la región en cierto punto viene bien a los países de Occidente, siendo una herramienta de presión contra Kremlin.

Lo que tienen que hacer los habitantes de Ucrania y LNR/DNR es parar la guerra y dedicarse a los problemas sociales internos. Todo lo que necesita ahora la izquierda rusa y ucraniana es tender los puentes entre los trabajadores asalariados de Ucrania y Donbass. No podemos encomendar la conversación a Putin, Poroshenko y Zakharhenko. Las negociaciones y búsqueda de los caminos de integración pacífica han de realizarse entre los colectivos de trabajadores de las empresas que todavía siguen siendo parte de una economía común.

Durante las protestas masivas en Kiev y en el comienzo del conflicto en el Oriente de Ucrania se oían voces antioligarcas. Y si no fuese por los fantasmas del pasado que envolvían la situación y al final que se apoderaron de las masas, la situación no llegaría a ser tan dramática. No existen guerras sin torturas, sin secuestros ni violaciones. Al fin y al cabo cualquier guerra es un crimen contra la vida pacífica. Yo estoy seguro que para parar hoy la fomentación de nuestro propio “putinismo” en Ucrania con la orden ultraconservativa, censura política, omnipotencia de los de “fuerza” y oligarcas hay que parar la guerra.

Vital Dudin:

Últimamente nos damos caso de que es difícil distinguir al estalinista Shapinov del anarca-fascista Volodarsky. Los dos llueven con declaraciones falsas sobre diferentes crímenes graves teniendo el único fin de impedir a la creación de un verdadero partido obrero de izquierda. Pero el crimen verdaderamente grave está en las actividades de estos sujetos. Ellos, estando fuera de Ucrania, arriesgan a los que intentan de sacar a la luz el movimiento de izquierda desde los oscuros labirintos de sectarismo.

Nuestro partido va unir a la gente con diferente experiencia. Entre ellos habrá gente que luchaba en la parte de Ucrania, a la gente motivada a luchar contra el imperialismo ruso. Y además los obreros deben aprender a manipular el arma. No podemos permitir que este hábito sea privilegio de los fascistas y oligarquía. A la misma vez estamos contentos que nuestros compañeros no están manchados por la relación con los crímenes militares. Según los testigos de vista los soldados a veces eran víctimas de los crímenes del mando siendo sometidos a la himillación y agresiones.

Andry Ischenko:

Los ataques al recién creado partido de ancha izquierda por parte de todo tipo de “vieja izquierda” son esperados. Las antiguas fuerzas de izquierda tras su capitulación política durante los últimos acontecimientos en Ucrania, tras su disolución en uno u otro campamento imperialista, no llegan ni son capaces de entender el papel del partido. Están acostumbrados a vivir en sus pequeñas sectas. Nosotros vemos claramente como en práctica los sectarios se unen con los oportunistas para luchar contra nuestra sana empresa. Sin duda nuestro partido consolidado representa a estas personalidades una amenaza directa. Al fin y al cabo, nuestros primeros militantes y los trabajadores empiezan a abrir los ojos y entienden que especialmente la ausencia de una organización potente es causa de la derrota de las fuerzas progresivas de izquierda en la situación revolucionaria de los años 2013-2014 en Ucrania.

Nuestros críticos actuales en el período de los años 2013-2014 deliberadamente desistieron la creciente situación revolucionaria, “inmovilizaron” a sus propios militantes, desorganizaron a la gente simpatizante a la izquierda y prácticamente dejaron la protesta en manos de los devoradores ultraderechistas. A diferencia, para nosotros no hay ninguna confusión desde los primeros días de la protesta. Nosotros aprovechamos cada posibilidad para desarrollar nuestra iniciativa en Maidan y fuera de él. Desde los primeros días intentábamos iniciar la creación de una tercera fuerza porque entendíamos que los ambos flancos son reaccionarios. Veíamos claramente que el imperialismo americano, europeo y ruso fundaban sus esperanzas en las más reaccionarias fuerzas de la sociedad ucraniana: conservadores liberales y nacionalistas rusos y ucranianos. El imperialismo invirtió millares de dólares en abortar la situación revolucionario y entablar una guerra en Ucrania.

En aquel momento la confusión ocurrió también en las mentes de algunos de izquierda que consideraban su principal enemigo el cómodo para si imperialismo. Especialmente entonces en Ucrania aparecieron los social-patriotas de dos cursos. Los socialistas declarados y en realidad chovinistas. Al final estas fuerzas se convirtieron en los satélites del imperialismo, mejor dicho, en marionetas del mismo. Unos “izquierda” se quedaron en la cola de los nacionalistas ucranianos pro-oligarcas ucranianos y los otros de los rusos. Y claro está en un momento artificialmente creaban la impresión de la buena perspectiva de los social-patriotas. Parecía que esta izquierda gracias a una pequeña ayuda económica y a la coyuntura política son capaces de pegarse al terreno cada en su segmento. Habían fracasado ayer y hoy de cualquier modo intentan parar el progresivo proceso de creación de una organización viable de la izquierda en Ucrania.

Yendo como voluntario al Donbass, Fiodor Ustinov tomó no la más correcta decisión pero era suya. Lo mismo ocurrió con muchos anarquistas que son mis conocidos. Era su punto de vista en aquel momento. Y por lo menos él mismo vio lo que ocurría y dentro de poco aprobó el punto de vista antimilitarista. El hecho de que la gente capaz de tener su propia opinión y tomar decisiones independientes vienen a nosotros es buena señal. El proceso de formación del partido es un proceso verdaderamente progresivo el cual no es capaz de pararlo nadie.

- ¿Tiene previsto el “Socialny ruj” tomar parte en las elecciones? ¿Cómo valoran las posibilidades de la izquierda?

Andry Ischenko:

Pienso que el partido se presentará en cualesquiera elecciones basándose en los intereses del movimiento obrero y social. Si la participación del partido fortalecerá las posiciones de nuestro movimiento de base nos presentamos. Si no habrá ningún beneficio al movimiento de los trabajadores no nos presentamos. En cualquier caso vamos a analizar atentamente la situación en contexto de cada situación social-política. Solo podemos hacer constar que los cambios reales en la sociedad no se realizan mediante las elecciones. Las elecciones solucionan poca cosa. Pero sería una torpeza rechazar el uso de esta herramienta para consolidar y fortalecer el movimiento de base. Por eso mi opinión es que el “cretinismo antiparlamentario” no se diferencia del parlamentario.

ucrania2

A menudo podemos oír el argumento que los diputados se desgarran de las masas. Es así. Siendo informado de esto tenemos que entender que sólo el control constante de las masas puede impedir la transformación de los diputados. Y no solo de ellos. A menudo se transforman y traicionan los funcionarios del partido, los periodistas, voluntarios públicos e, incluso, los activistas.

Ahora es actual la amenaza no de transformación de nuestros futuros diputados que de momento no tenemos, y no tenemos a quien simplemente vaya al departamento del interior para sacar de allí a los militantes. Existe una amenaza concreta de represiones del aparato estatal contra los militantes de izquierda. Y es eso a lo que tenemos que prestar la atención. Tenemos que centrarnos en la necesidad de fomentación de nuestro movimiento de base. Y negarnos de esta fomentación con una de las posibles herramientas como participación en las elecciones es irrazonable.

Yo pienso que en el caso de progreso en la constitución del partido nosotros podemos en las próximas elecciones promover a nuestros representantes a diputados de los órganos de administración locales. Esto permitiría a todo el movimiento recibir la tribuna para difundir ampliamente las ideas progresistas y desarrollar una lucha social eficaz.

- ¿Afecta la ley de “decominización” sus actividades? ¿Cuál es la amenaza de parte de la ultraderecha?

Andriy Repa:

Claro que ellos van a intentar a impedirnos mediante la presión social y censura. Los ultraderechistas simplemente realizan todo el trabajo negro por los “señoritos” (por ejemplo, liberales) que sólo sueñan con ello. Las leyes de decomunización como cualquier otra ley provocan en la población un pensamiento conformista, gregario: si algo está prohibido por la ley, caso resuelto. Estas leyes son parte de formación de un consentimiento en la sociedad. Ellos nos dictan que hablar, que pensar, que hacer. ¡Al diablo! Para el sentido razonable de una persona libre esto es inadmisible. Tenemos que huir de todo tipo de consenso con el estado. Tenemos que recordar lo que era el comunismo para Marx: “movimiento real que levanta la existente situación”, es decir suspende la explotación, propiedad privada, estado. En este sentido el comunismo sigue siendo actual. Si lo prohíben, es que lo temen.

Oleksandr Ladynenko:

Las leyes de decomunización son simplemente populismo y mistificación del régimen actual. Son simplemente incitación de discordia y división a base de la historia y cultura. La tarea consiste no sólo en la persecución de los comunistas, sino en descreditar la idea, la cual el poder oligarca intenta asociar en la percepción de las masas con el estalinismo. Lo que dicen ahora que la ley permitirá perseguir a la gente simplemente por su concepción comunista, es poco probable. Es la lucha con el crimen de pensamientos… La ley es absurda per se, aunque no hay estupidez que no pueda hacer realidad el capitalismo.

La principal amenaza de persecuciones ahora viene desde el aparato estatal. El bastante nivel de publicidad y actividad de la izquierda limitará considerablemente las posibles amenazas de los ultraderechistas lacayos de los oligarcas hasta ataques individuales. Tenemos que estar preparados a ello plantando cara en cada centímetro del frente de lucha social y estando en el núcleo del movimiento de las masas.

- ¿Qué fuerzas políticas son sus principales rivales hoy día?

Andry Ischenko:

 No tenemos competencia. Nuestro rival principal somos nosotros mismos. Pienso que el principal peligro en la creación de la ancha izquierda en Ucrania está allí donde estaba en el momento de creación del célebre “sujeto político de izquierda” unos años atrás. Como todos recordamos, en aquel entonces el proceso de consolidación fue iniciado por el flanco “Borotba” de la ex “Organización marxista”. En cuanto el proceso empezó a desarrollarse como una avalancha, el pequeño grupo de los iniciadores de la creación del “sujeto” se dio cuenta de que el proceso de consolidación ya no está controlado por él. Y no querían ser minoría. Al entenderlo la parte “Borotba” de la ex “Organización marxista” salió rápidamente del proceso y creo su pequeña secta “Borotba”, una pequeña organización pero bien controlada por el grupo de fundadores. Lo que salió de eso lo sabemos perfectamente y era natural, llegaron a ser marionetas del imperialismo ruso y se autodestruyeron.

El mismo riesgo corre el proceso de consolidación ahora. Y hay que contraponer a este posible guión de transformación de la futura ancha izquierda en un proyecto reducido controlado por una u otra parranda de Kiev o cualquier otra la máxima transparencia, carácter público y democrático del proceso. Sólo en este caso podremos lograr algo.

Hay que poner la futura ancha izquierda de Ucrania fuera del peligro de cualesquiera escenarios de su transformación en un proyecto político ordinario de la burguesía. Por esta razón tenemos que tener en cuenta el peligro de transformación burocrática de los círculos dirigentes en la capital y que tal transformación puede ocurrir en las primeras etapas de fomento de esta fuerza. Nosotros desde Odessa, Dniepropetrovsk, Cherkassy, Krivoy Rog, Khelnitsky, Lviv y Kiev vamos a luchar por la consolidación de un partido verdaderamente democrático y de izquierda desde el principio hasta el final. Estamos preparados para luchar.

Para nosotros esta organización no es un objetivo per se, sino una herramienta que debe funcionar con eficacia por el bien de los trabajadores ucranianos. Y si va a funcionar en beneficio de un grupo pequeño, crearemos un nuevo instrumento de mayor eficacia. No tenemos nada que ocultar ni hacer el zalá. En este proceso complicado y delicado no puede haber ningún guión preparado. Ahora estamos reservados y optimistas a la vez. Yo, por ejemplo, pienso que la futura vanguardia revolucionaria sin el cual no hay revolución saldrá del nuevo partido “Socialny ruj” y no de las micro-sectas. El tiempo demostrará si fue correcta nuestra decisión. Como dijo después del congreso de consolidación uno de sus más famosos participantes, el defensor de los derechos humanos Volodymyr Chemerys, “dentro de pocos meses veremos si funciona nuestro partido”. Esperamos que va a funcionar y vamos a esforzarnos para lograrlo.

 

23.06.2015 — RSD http://anticapitalist.ru/analiz/v_mire/%C2%ABsocz%D1%96alnij_rux%C2%BB_protiv_ukrainskoj_versii_putinizma.html

 

traducido por Adelaida Arias (SMOT Bielorrusia)

TakoFeel - Рукопись. Кино онлайн